Pedro Sánchez

8303822-12998388Pedro Sánchez rechazará una coalición con el PP sea cual sea el resultado el 26J.

Las presiones a Pedro Sánchez durante estos cuatro meses para que pactara con el PP, con la fórmula que escogiera, cayeron en saco roto y lo mismo ocurrirá después de las elecciones del 26 de junio aunque los resultados empujen a la “gran coalición”. Esta es la intención de Sánchez aunque será el comité federal del PSOE el órgano que marque las directrices como lo hizo el pasado 28 de diciembre. Así se lo adelantó el sábado a su comité federal, en la reunión celebrada a puerta cerrada. “No vamos a pactar con el PP; somos un partido radicalmente distinto”, afirmó. Nadie se lo discutió.
“Una segunda vuelta tampoco le va a servir a Podemos”

Pablo Iglesias lleva semanas refiriéndose a las elecciones anticipadas del 26-J como “una segunda vuelta”. La Constitución no contempla la figura. El líder de Podemos justificaría así la repetición, sin primarias, de las listas electorales. Y buscaría diluir la falta de entendimiento con el PSOE.

“Hubo un partido”, cargó Pedro Sánchez en el comité federal del sábado a puerta cerrada, “que no entendió el resultado de las urnas el 20 de diciembre, y por eso pide y plantea estas elecciones como una segunda vuelta”. “¿Cuál va a ser su problema? Que tampoco le va a servir”, sostuvo el secretario general del PSOE. “¿Qué va a decir [Iglesias] a la sociedad española, que vamos a una tercera vuelta? ¿El partido cuándo acaba, cuando tú metes gol? Hombre”, ironizó.

El pasado 24 de febrero Podemos dio por rotas las negociaciones, iniciadas 48 horas antes, con el PSOE. El argumento fue el acuerdo entre socialistas y Ciudadanos. En el último intento, el 8 de abril, transcurrieron solo 12 horas.

Aún no lo ha dicho en público, aún no está diseñada la estrategia de la campaña electoral pero el seguro candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha marcado territorio postelectoral ante su partido. En la reunión del comité federal celebrado el sábado algunos de los asistentes al mismo tomaron nota del rechazo expreso y taxativo que el secretario general formuló en torno a una eventual “gran coalición”.

La fórmula de un gobierno del PP y del PSOE tras las elecciones del 26 de junio la descartará Sánchez desde la noche electoral, sean cuales sean los resultados, aseguran en su entorno. Un adelanto de sus intenciones la expresó el sábado en la parte final del comité federal, ya sin papeles, y en un tono enérgico, señalan las fuentes informantes. “Nosotros no vamos a pactar con el PP. Nosotros somos un partido con un proyecto distinto; ser socialista es un forma de vivir y entender la vida radicalmente distinta a la que representa el PP. ¿Estamos o no estamos de acuerdo con eso?”, dijo. “Nuestro adversario es el PP”, insistió. Las fuentes cercanas a Sánchez aclaran que no se trata solo de descartar un acuerdo con Mariano Rajoy y que el acercamiento sería posible con otro candidato. En ningún caso, con nadie del PP, insisten.

La pregunta al comité federal sobre si estaban de acuerdo no tuvo respuesta. Pedro Sánchez no quiere que se levanten expectativas sobre un acuerdo de gobierno con el PP, con la fórmula a discutir, porque mientras él sea el candidato y el secretario general se opondrá. “Esa idea que puede alentar interesadamente la derecha la debemos despejar”, conminó el político socialista.

Los diferentes interlocutores consultados señalan que la forma en la que se refería a Mariano Rajoy y al PP indican parte de su hondo malestar con su comportamiento. “Rajoy no quiso gobierno ni oposición y renunció a presentar su investidura basándose en una mentira: dijo que nosotros teníamos un pacto con Podemos”. Para Sánchez, desde el primer momento, Rajoy confió en unas nuevas elecciones y por eso no se movió.
¿Es “útil” Ciudadanos?

En esta reunión apenas se mencionó a Ciudadanos, aunque en las puertas de la sede federal del PSOE de Madrid, el presidente aragonés, Javier Lambán, consideró que el acuerdo de las 200 medidas terminó y ahora cada uno a lo suyo. En la intervención de Sánchez hubo una sola mención, aunque significativa. “La gente sabe hoy de Albert Rivera que su partido es útil para el cambio en tanto en cuanto se entienda con el PSOE”. Eso fue todo, pero es evidente que Sánchez considera que el centrismo de Ciudadanos se desliza hacia la izquierda si su socio es el PSOE. Ahora bien, ya no da garantías en absoluto si los números permiten que forme gobierno o mayoría parlamentaria con el PP.

Nadie dijo a Pedro Sánchez durante estos cuatro meses que no se entendiera con Ciudadanos. Tampoco lo contrario. Las limitaciones que le había puesto el comité federal se referían a Podemos y a los independentistas pero no al partido de Albert Rivera. El propio presidente aragonés, Javier Lambán fue, durante las conversaciones, de los pocos que con claridad sostuvo que había que explorar la posibilidad de acuerdo con Podemos y con Ciudadanos.

Ahora, los más críticos resaltan que ese pacto les perjudicará ya que Podemos lo utilizará con fruición para colocar al PSOE camino “de la gran coalición”, vía Ciudadanos, para hasta el PP. Durante la campaña Pedro Sánchez evitará mencionar a Ciudadanos pero sí defenderá el contenido del acuerdo que alcanzó su equipo negociador.

SAMUEL SÁNCHEZ. El País.

Leave a comment